Siempre pensamos que el hogar es un entorno totalmente seguro, pero la verdad es que las actividades cotidianas dan pie a muchos riesgos. De hecho, el hogar es el lugar donde más accidentes se producen, ya sean caídas, intoxicaciones, quemaduras o lesiones importantes. Según un informe elaborado por FACUA, los accidentes domésticos suponen la séptima causa de mortalidad entre la gente mayor. Pero no solo los más mayores pueden ser los más vulnerables a este problema, los niños menores de 5 años también son un colectivo de riesgo.

 

Desde Perea Grup, vamos a explicarte cuáles son los accidentes domésticos más comunes en el hogar y cómo los puedes asegurar. 

¿Qué se considera un accidente doméstico?

 

Según la Organización Mundial de la Salud, “un accidente doméstico es un suceso no premeditado que resulta en un daño corporal identificable”. En otras palabras, los accidentes domésticos son sucesos fortuitos que ocurren en el hogar, fuera de nuestro control y que a menudo causan lesiones. Las estadísticas indican que la cocina y el baño son los lugares donde más se producen estos incidentes. Solo en Europa, alrededor de 24,6 millones de personas han sufrido algún accidente doméstico entre 2012 y 2014 según recoge un estudio elaborado por EuroSafe. Asimismo, según el informe DADO (Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en España, 2011) los accidentes domésticos son la cuarta causa por índice de mortalidad en Europa. 

 

Sin duda con estas cifras, es importante conocer cuáles son los principales accidentes que ocurren en el hogar para minimizar los riesgos y saber qué hacer en cada situación. 

Los 5 accidentes en el hogar más frecuentes: tipos de accidentes

Incendios y quemaduras

 

Meter las manos en el horno sin protección, tocar una estufa encendida, cocinar alimentos sin tapas, la plancha encendida que sin querer tocamos, el aceite caliente salpicando, aparatos electrónicos en mal estado… Estos hábitos cotidianos suelen ser la primera causa de quemaduras y en algunas ocasiones, pueden provocar incendios. 

 

Lo mejor es dejar de lado las prisas en las tareas domésticas y lo más importante, actuar siempre con sentido común. 

Caídas y golpes

 

Las caídas y los golpes son uno de los accidentes más frecuentes. Es importante tener precauciones al andar descalzo o al usar sillas para alcanzar objetos que se encuentran en altura. Las caídas son una de las causas de mortalidad más comunes entre las personas mayores de 65 años.

Intoxicaciones

 

Existen diferentes causas de intoxicación o envenenamiento en el hogar, como la ingesta de medicamentos sin control médico, la inhalación de productos de limpieza, la ingesta de alimentos en mal estado y hay que prestar especial atención con los más pequeños. 

 

No olvides que para evitar estos accidentes es imprescindible guardar los productos más peligrosos en un lugar seguro y perfectamente etiquetado o en su envase original, no almacenar productos tóxicos en el mismo lugar que los alimentos, colocar los medicamentos en un botiquín siempre fuera del alcance de los niños, entre otros. 

Heridas y cortes

 

Las heridas son otro de los accidentes más comunes en el hogar y la convivencia con cuchillos, tijeras y otros objetos punzantes a veces tiene consecuencias. Para evitar cualquier tipo de corte, es aconsejable utilizar los cuchillos y otros objetos punzantes con seguridad, revisar los vasos y platos rotos y desecharlos, no utilizar los cuchillos para otros trabajos que no sean propios de la cocina, entre otras recomendaciones. Obviamente, siempre hay que evitar que los niños tengan acceso a este tipo de objetos cortantes.

 

En caso de corte con hemorragia, se debe cubrir la herida con una gasa o un paño, ejerciendo presión sobre la misma. Si la hemorragia no se detiene, será necesario acudir al centro de salud más cercano.

Atragantamiento y ahogamiento

 

El ahogamiento por inmersión es la segunda causa de muerte en niños menores de 14 años y el atragantamiento es la quinta causa de muerte. Así que cuidado con dejar a los niños pequeños solos en la bañera o cerca de una piscina. 

 

Asimismo, hay que procurar que no jueguen con objetos que puedan tragarse o meterse en la nariz. Y la comida debe cortarse siempre en trozos pequeños.

La importancia del seguro de hogar en caso de accidente doméstico

Estamos de acuerdo que evitar cualquiera de las situaciones anteriores es nuestra tarea prioritaria para el bienestar y cuidado de nuestras familias. Sin embargo, hay ocasiones en que los accidentes ocurren sin más y es fundamental estar protegidos con un seguro de hogar que os acompañe en esta difícil situación. 

 

No cualquier accidente doméstico que te puede pasar en casa tiene consideración de siniestro. Solo es un siniestro aquello que está establecido por póliza, es decir, en el contrato firmado por el cliente final y la compañía de seguros. En otras palabras, solo eso que está expresamente contratado, tiene cobertura.

 

👉 ¿Por qué mi seguro rehúsa mi siniestro? ¡Te resolvemos tus dudas!

 

Para determinar si un accidente doméstico tiene cobertura por una póliza del hogar, tienes que contactar con tu corredor de seguros, explicarle qué te ha pasado, qué daños se han provocado, como se han provocado, y ellos te dirán si esa situación e incidente tiene cobertura o no. 

Se tiene que estudiar muy bien cada caso, ver quién ha sido la persona afectada y qué ha pasado para ver si tiene cobertura. Por eso, lo mejor es contactar con un mediador de seguros para que analice la póliza.