La pregunta que da título a este artículo es una de las preguntas más frecuentes ante la que nos encontramos cuando tras un siniestro de coche la compañía determina que el valor de la reparación del vehículo es superior al valor venal del mismo y lo declara siniestro total.

Para resolver esta duda lo más importante es tener claro que, aunque la prima pueda pagarse fraccionada (es decir, de forma semestral o trimestral) el contrato que el cliente realiza para la compañía, salvo se pacte lo contrario, normalmente es anual. En ese sentido, aunque el pago sea fraccionado, como al suscribir el contrato de seguro la compañía asume el riesgo total de siniestro en el vehículo, la prima se le debe íntegramente desde ese momento.

Desgraciadamente, esa indivisibilidad implica que el cliente deberá seguir pagando la prima durante el periodo de seguro vigente en el momento del siniestro.

En caso de siniestro total, el cliente deberá seguir pagando la prima durante todo el periodo de vigencia del seguro. Clic para tuitear

Pongamos por ejemplo que al suscribir el seguro el cliente opta por realizar el pago de la prima de forma trimestral y que durante el tercer trimestre tiene un siniestro en el que se queda sin coche. En un supuesto así el cliente va a tener que pagar las fracciones pendientes de ese año, en nuestro ejemplo, el último trimestre aunque ya no tenga coche.

Desde Perea Grup, eso sí, con el objeto de evitar que la compañía por error siga cobrando al cliente  primas en los años sucesivos, gestionamos, ya en el momento del siniestro total con el cliente, la carta de anulación en tiempo y forma para las siguientes anualidades del seguro.