Cuando se contrata cualquier tipo de seguro, dentro del redactado de las condiciones generales, las compañías incluyen una serie de cláusulas limitativas. Es de suma importancia tenerlas en cuenta, por eso hoy, desde Perea Grup, vamos a explicaros qué son estas cláusulas y cómo entenderlas. 

Cláusulas limitativas: definición

 

Las cláusulas limitativas son aquellas que modifican o restringen los derechos de los asegurados una vez se ha producido un siniestro

 

En el artículo 3 de la Ley de Contrato de Seguro se establece que las condiciones generales, que no podrán en ningún caso tener carácter lesivo para los asegurados,  se tendrán que incluir por parte del asegurador en la proposición de seguro (si la hubiera), en la póliza de contrato o en algún documento complementario. Por otro lado, se establece que las condiciones se tienen que redactar de manera clara y precisa.

 

Cuando contratamos un seguro estamos acostumbrados a revisar únicamente el proyecto. Este suele ser el equivalente a las “condiciones particulares” de lo que será el contrato de seguro si finalmente lo acabamos formalizando.

 

Solemos olvidar, sin embargo, el redactado del condicionado general y es ahí donde se plasman todos los matices de las coberturas contratadas. Un seguro es un contrato que vincula las partes y como tal, antes de contratarlo, debe revisarse con atención.

De ahí la importancia de contar con un corredor de seguros que tenga capacidad de hacer este análisis por nosotros, y explicarnos qué es lo que más nos conviene.

 

Ejemplos de cláusulas limitativas

 

Un ejemplo de cláusula limitativa es la que excluye en el seguro de coche los accidentes que se producen en un estado de embriaguez. Es el Tribunal Supremo, desde la sentencia de 7 de julio de 2006, quien ha declarado que se debe considerar esta cláusula como limitativa porque la situación de embriaguez no constituye ni prueba por ella misma, la concurrencia de intencionalidad por parte del asegurado en el accidente. 

 

En ese sentido, como veremos más adelante en este mismo artículo, la consecuencia sería que si la cláusula no ha sido destacada correctamente en la póliza y además no ha sido firmada por el asegurado, no podrá ser opuesta por la aseguradora durante el trámite del siniestro. 

 

Es importante recordar, que estas cláusulas no sirven para concretar cuál es el objetivo de un seguro o qué es lo que estamos asegurando, sino que concretan y describen las situaciones o riesgos específicos por los que la compañía de seguros se compromete a pagar la indemnización. Es en ese sentido que se entienden como restrictivas de la definición genérica de la cobertura.

 

Otro ejemplo de cláusula limitativa de una conocida aseguradora de hogar sería la siguiente parte destacada en negrita: “FENÓMENOS ATMOSFÉRICOS, consistentes en: VIENTO e IMPACTO DE OBJETOS proyectados por el mismo, GRANIZO, PEDRISCO o LLUVIA, y/o NIEVE, siempre que se haya registrado en la fecha de siniestro una precipitación superior a los 40 litros por m2 y hora, en el caso de LLUVIA y/o velocidades superiores a los 90 km/hora, para VIENTO, y cualquiera que sea su intensidad, en los fenómenos de PEDRISCO o GRANIZO y NIEVE.

 

👉 Tal vez te interese conocer los principales motivos de rehuse de siniestros

¿Cómo deben ser las cláusulas limitativas según la Ley de Contrato de Seguro?

 

Según la Ley de Contrato de Seguro, las cláusulas limitativas deberán destacar de forma especial. Por ello, se exige que la evidencia gráfica de la póliza se realice de forma que destaque dichas cláusulas limitativas sobre la forma común de redactar la póliza. Ya sea con una tipología en negrita para que así puedan destacarse del resto de condiciones contractuales. 

 

Por otro lado, las cláusulas limitativas deben ser aceptadas específicamente por escrito por el tomador del seguro: bien en la propia póliza que contiene las condiciones particulares y generales, o bien en otro documento.

 

En conclusión, según varias sentencias judiciales, las cláusulas limitativas deben: 

 

  1. Ser destacadas de modo especial.

 

  1. Aparecer en las condiciones particulares, no en las generales.

 

  1. Permitir al asegurado entender correctamente el significado y poder diferenciarlas de las que no tienen esa misma naturaleza, deben ser claras y sencillas. 

 

  1. Ser “especialmente aceptadas por escrito”, por lo que se exige la firma del tomador . Se tiene que tener en cuenta que esta firma debe aparecer también en las condiciones particulares.

 

Es por este motivo que es muy importante contar con un corredor de seguros que ante un conflicto con la aseguradora pueda asesorarte. Los conocimientos del departamento técnico de siniestros de la correduría son imprescindibles para garantizar el correcto asesoramiento y trámite de siniestro cuando se producen desencuentros con la aseguradora.

Diferencia entre cláusulas limitativas y delimitadoras

 

Las cláusulas delimitadoras son las que especifican el riesgo asegurado y configuran y describen el objeto del seguro y las garantías cubiertas o excluidas del contrato respecto de las cuales el asegurador se obliga a pagar la indemnización, reparación u otras prestaciones pactadas en caso de siniestro. En este sentido, las cláusulas delimitadoras no restringen ningún derecho del asegurado, ya que, al ser un caso no cubierto por el contrato, el derecho no nace.

 

Sin embargo, las cláusulas limitativas son aquellas que restringen o modifican los derechos del asegurado a la indemnización una vez ocurrido el siniestro. Estas cláusulas están sujetas a un régimen especial para proporcionar al asegurado una mayor protección.

¡No entiendo las cláusulas de mi seguro!

 

Somos conscientes que entender las cláusulas de tu seguro puede ser complicado. Por eso, es importante contar con una correduría de seguros que te aconseje y sobre todo, te explique de una forma fácil todos los tipos de cláusulas de tu contrato para que entiendas y seas consciente de lo que firmas. 

 

Desde Perea Grup, tu correduría de confianza, hacemos eso posible y te ayudamos a resolver todas tus dudas sobre seguros y te acompañamos durante todo el proceso. Contacta con nosotros