Si hablamos del término leasing seguramente sea un concepto que ya conoces, y es que éste, se utiliza sobre todo en el sector automovilístico. A pesar de esto y aunque sea menos conocido en el ámbito inmobiliario, es importante mencionar que en este sector también se emplea este término. Por ello desde Perea Grup queremos explicar en este artículo qué es el ‘leasing inmobiliario’ y cómo las empresas se pueden beneficiar.   

¿Qué es leasing inmobiliario?

El leasing inmobiliario es el término que se utiliza para hacer referencia a la modalidad de financiación a medio o largo plazo que permite a empresas y negocios poder adquirir un inmueble sin necesidad de firmar una hipoteca. 

De esta manera, se ofrece a los empresarios la posibilidad de seleccionar un inmueble y que un arrendador financiero lo compre y le ceda el uso y disfrute del inmueble a cambio del pago de una serie de cuotas. Es importante mencionar que el contrato contempla también una futura opción de compra. 

En los últimos años, el leasing inmobiliario se ha convertido en una modalidad cada vez más demandada por los negocios ya que, a través de esta financiación, pueden acceder al arrendamiento de diferentes tipos de inmuebles como viviendas, locales, almacenes o naves industriales. 

Leasing inmobiliario vs préstamo hipotecario 

Aunque puedan parecer conceptos parecidos, el leasing inmobiliario y el préstamo hipotecario son dos conceptos que presentan numerosas diferencias significativas. Es por este motivo, que en este apartado explicaremos en qué se diferencian estos dos conceptos. 

De esta manera, se considera que el leasing inmobiliario es un tipo de financiación más flexible debido a las condiciones que se establecen. Éstas, se caracterizan por el hecho de que una vez finalice el contrato, la persona puede decidir comprar o no el inmueble. Por el contrario, esto no sucede en los préstamos hipotecarios.

Además, es importante mencionar también que los beneficios fiscales que ofrece cada uno de los productos supone también una gran diferencia. Por ello,  el leasing inmobiliario presenta mayores beneficios fiscales ya que no se posee la titularidad sobre el inmueble. 

Ventajas del leasing inmobiliario para las empresas

Tras haber comentando en qué se diferencia el leasing inmobiliario y el préstamo hipotecario, consideramos relevante comentar también las principales ventajas que ofrece el leasing inmobiliario para las empresas. 

Tipo de financiación

La primera y una de las ventajas más importantes es que a través de este tipo de financiación, se permite la posibilidad de financiar el 100% de la inversión del inmueble. Se considera que es una de las ventajas más destacadas ya que, en los préstamos hipotecarios únicamente se financia el 80%.  

Precio

Otra de los aspectos de los que se beneficiarán las empresas es que en el leasing inmobiliario se establece un precio fijo desde el primer momento de la negociación por lo que este, no se ve incrementado por posibles presiones inflacionistas, ni revisiones no  por el IPC. 

Beneficios fiscales

Tal y como hemos mencionado anteriormente, el leasing inmobiliario ofrece una serie de ventajas fiscales entre las que destaca el ahorro en alguno de los impuestos establecidos en la compraventa. Además, también se ofrece la posibilidad de aplazar el pago de los impuestos. 

Requisitos para el leasing inmobiliario 

Para finalizar este artículo, creemos necesario mencionar los diferentes requisitos que deberá cumplir una persona que quiera acceder al leasing inmobiliario. Es importante comentar que esta modalidad de financiación se encuentra regulado sobre la Ley del Impuesto de Sociedades y por ello, se establecen los siguientes requisitos: 

  • El principal requisito es que la persona arrendataria debe ser una persona jurídica, empresarial o profesional. 
  • El activo arrendado se debe destinar a usos empresariales o mixtos, es decir, empresariales y personales. 
  • El contrato deberá tener una duración como mínimo de dos años. 
  • La cuota debe expresarse en el contrato. 
  • El contrato debe incluir la cláusula de opción de compra.